Automatización del relleno de pasteles

El proceso de relleno de los bizcochos en la panadería Talerico-Martin era engorroso, requería mucho tiempo y generaba muchas imperfecciones. Además, la demanda del producto por parte de los consumidores seguía en aumento. Esto suponía un problema para la panadería que necesitaba resolver. Las opciones eran aumentar las operaciones hasta los turnos de 24 horas para las líneas de bizcochos en lugar de los turnos de 8 o 16 horas que la panadería tenía fijados en aquel momento, o encontrar una forma de ayudar a automatizar el proceso para que pudiera hacerse de forma más eficiente y con menos imperfecciones. La panadería Talerico-Martin optó por encontrar una forma de ayudar a automatizar el proceso, reduciendo la mano de obra humana necesaria para realizar el trabajo, y también las imperfecciones que costaban a la empresa algunos de sus productos. Esto permitía a la empresa ahorrar dinero o aumentar su oferta destinando la misma cantidad de sueldo a los trabajadores en diferentes turnos, aumentando así la oferta que tenían para satisfacer el aumento de la demanda.